Fotografía: Avalokiteshvara, el bodhisatva de la compasión, NEPAL

Avalokiteshvara, el bodhisatva de la compasión, NEPAL

Avalokiteshvara, fue un gran yogui que estaba a punto de alcanzar la iluminación. Tras una larga vida ascendió a elevados estados de conciencia experimentando todo tipo de reinos arquetípicos. Un día alcanzó la orilla de un gran océano, percibiendo tan solo la luz que emanaba del mismo. Sintió un gozo muy profundo y supo al fin que regresaba al origen, que se fundiría con la misma realidad.

Entonces escuchó un sonido que parecía venir de muy lejos. Se dio cuenta de que bajo suyo había muchas voces que gritaban y gemían. El sonido era cada vez más intenso, de modo que dejó de fijarse en el gran océano de luz y miró hacia abajo (el nombre Avalokiteshvara significa “el señor que mira hacia abajo”). Allí vio a millones de seres que sufrían debido a su ignorancia y a su falta de instrucción espiritual. El Bodhisatva pensó: “¿Cómo puedo abandonar a esos seres? ¿Cómo puedo fundirme en este océano de luz y salvarme sólo yo cuando en el mundo hay tantos que necesitan ayuda?” De esa forma Avalokiteshvara regresó al mundo para ayudar a todas esas personas a encontrar el camino hacia el nirvana. El Dalai Lama es considerado la manifestación en la tierra de Avalokiteshvara.

 


Vaanui
Conectando Viajeros · Connecting Travelers