Fotografía: Cuban Dream Car, el sueño de los clásicos americanos, CUBA

La Habana, CUBA

Cuentan los más resabidos de Cuba que había una vez un carpintero que siempre utilizaba el mismo martillo. Era su martillo favorito. Lo compró muchos años atrás, cuando se montó en el oficio y todavía era un joven aprendiz. Tanto amaba y cuidaba ese martillo que según decía la gente a lo largo de los años le cambió 3 veces el mango y 3 veces la cabeza. Sin duda era un gran martillo.

En Cuba la historia de los grandes coches clásicos es la misma. El amor que profesan los propietarios de estos magníficos coches por ellos es inversamente proporcional al número de piezas originales que todavía se esconden tras las estilizadas carrocerías.

 


Vaanui
Conectando Viajeros · Connecting Travelers