10 espectaculares islas que no te puedes perder en tu viaje a, CHILE

10 islas que debes visitar en tu viaje a, CHILE

Es casi imposible no realizar un viaje a Chile y no visitar al menos una isla. Tarde o temprano, aunque no lo queramos, es casi seguro que acabemos poniendo el pie en algunas de las 3.739 islas del alargado país sudamericano. Aunque una buena parte de las islas están desahitadas y su exploración se antoja algo complicada, buena parte del territorio insular de Chile es visitable. Algunas islas son famosas por su historia, otras por su cultura y prácticamente todas lo son por los impresionantes paisajes que albergan. Desde la Isla de Pascua hasta la Isla Wellington, a continuación os mostramos algunas de estas islas que hay que visitar en este país repleto de bosques, valles, playas y volcanes.


(1)

Isla Damas

Isla Damas es una de las islas que forman parte de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt. Las otras dos islas son Isla Chañaral Choros. Estas preciosas islas son especialmente indicadas para la práctica del submarinismo, el kayak, la observación de animales o simplemente el disfrute de sus pequeñas playas de arena blanca y aguas turquesas. En estas islas habita una gran variedad de especies animales, entre las que destacan el Pingüino de Humboldt, endémica de la corriente que le da el nombre (corriente de Humboldt) y que nidifica en estas islas. También existe una importante colonia de leones marinos, pingüinos magallánicos y chungungos, una nutria que habita en las costas pacíficas de Sudamérica. Isla Damas es el único lugar en la reserva donde está permitido acampar. Para llegar a ella hay que contratar los servicios de alguno de los pescadores de la caleta de Punta de Choros. Lo normal es negociar el precio en función de lo que se quiera ver y a dónde se quiera ir. Si la barca está llena, el precio será menor. La otra opción pasa por contratar algún tour.


(2)

Isla Mocha

A 35 kilómetros de la comuna de Tirúa, en la provincia de Arauca se encuentra la Isla Mocha, un lugar con un importante pasado repleto de historias de piratas y corsarios. Para llegar a la isla la mejor opción es con una avioneta desde el aeródromo de Tirúa. La otra opción pasa por subirse a alguna de las pequeñas embarcaciones que salen desde Tirúa hacía la isla, aunque es bastante menos viable. Además de historia la isla Mocha tiene también unos paisajes sorprendentes y unas bonitas. Los viajeros que caen por estas latitudes tiene multitud de actividades para realizar, desde trekking, cabalgatas, pesca deportiva, excursiones, buceo y natación. La isla dispone de alojamientos económicos en los que alojarse e incluso ofrece la opción de acampar libremente.


(3)

Isla Robinson Crusoe

Ubicada a casi 700 km. de distancia de la costa chilena, la isla de Mas a Tierra, rebautizada como Isla Robinson Crusoe en el año 1966 en homenaje a la famosa novela del escritor inglés Daniel Defoe, es un pequeño paraíso en medio de la inmensidad del océano totalmente desconocido para la mayoría de viajeros. Descubierta por accidente en el año 1574 por Juan Fernández en un intento de evitar la Corriente de Humboldt, la historia de esta remota isla nos habla de refugios de piratas y corsarios, náufragos y prisioneros deportados durante los siglos XVIII y XIX. Esta fue la isla en la que el marinero escocés Alexander Selkirk estuvo durante cuatro años y cuatro meses como un náufrago. Es más que probable que su experiencia fuera una inspiración para Daniel Defoe a la hora de escribir la novela. Debido a la gran biodiversidad de flora y fauna de todo el Archipiélago Juan Fernández, la UNESCO la declaró Reserva de la Biosfera en el año 1977 junto con sus hermanas pequeñas, las islas de Santa Clara y Marinero Alejandro Selkirk. Además, en este lugar se pueden realizar diversas actividades, como trekking, cabalgatas, excursiones, pesca, paseos en lancha, etc. Para llegar hasta la isla, salen vuelos semanales desde el aeródromo de Tobalaba en Santiago en un viaje que dura de dos a tres horas.


(4)

Isla de Chiloé

El Archipiélago de Chiloé, un conjunto de misteriosas y mágicas islas del sur de Chile colmadas de historias, leyendas, tradiciones, festividades y fantásticos paisajes naturales. A Chiloé se llega a través de Pargua, donde un transbordador cruzará el Canal de Chacao hasta la localidad de Ancud, parada obligada en la isla principal del archipiélago. En esta isla es fácil ver leones marines, pingüinos de Humboldt, delfines y chungungos. Otra localidad especialmente recomendada para visitar es Castro, una localidad muy particular con una increíble arquitectura, iglesias impresionantes y sus coloridos palafitos multicolor. La isla de Chiloé es especialmente conocida por sus iglesias de madera, algunas de ellas levantadas a mediados del siglo XVIII y en su conjunto declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En la isla se encuentra también el Parque Nacional Chiloé, donde es posible realizar excursiones, trekking, paseos en botes y un sinfín de actividades. Al margen de estas dos poblaciones, otros lugares que hay que visitar en la isla son Quellón, Dalcahue, Chonchi, Queilén, Quemchi, Puqueldón, etc.


(5)

Isla Quinchao

Es la tercera isla más grande del archipiélago de Chiloé, separada de la isla Grande de Chiloé por el canal Dalcahue. Quinchao es una isla verde, repleta de pastizales y pequeños pueblos salpicados por todos sitios. Gran parte de la comunidad es rural y se dedican a la agricultura, en especial al de las patatas. Vale la pena darse una vuelta por alguno de sus mercados para hacerse una idea de todo lo que da esa tierra. Los que se dedican al mar lo hacen cultivando ostras y especialmente en la cría de salmones, principal sustento de muchas familias locales. En la población de Achao se encuentra la iglesia de Santa María de Loreto, declarada Monumento Nacional y Patrimonio de la Humanidad. Esta es una de las iglesias más antiguas del país datándose su construcción en el año 1730.


(6)

Isla las Huichas

Esta pequeña isla perdida a medio camino de los fiordos chilenos y perteneciente a la comuna de Aysén, es una joyita en la región. Su nombre hace referencia los Huilliches que estuvieron asentados en esta zona antes de la llegada de los colonos. En su litoral sur se encuentran los pueblos de Puerto Aguirre, Estero Copa y Caleta Andrade, que juntos forman una pequeña conurbación que comparte una costa de menos de 3 km. La historia de esta isla va unida a la de Chiloé pues los primeros colonos que llegaron a esta zona costera construyeron las primeras viviendas para la fábrica de “Conservas Ancla” levantada en Caleta Andrade. En la actualidad los escasos 2.000 habitantes de Isla las Huichas viven de la pesca, el pequeño comercio local y del turismo.


(7)

Isla de Ascensión

El archipiélago de las Guaitecas está formado por innumerables islas. La más extensa de todas es la isla Gran Guaiteca, seguida por la Isla Ascensión. Si bien esta isla y su capital Melinka hasta hace poco no era más que un lugar para pescadores al que llegaba algún que otro mochilero perdido, ahora mismo la presencia de ballenas azules ha hecho que a esta remota isla chilena se vayan acercando poco a poco más viajeros. Para llegar hasta aquí hay dos maneras. Desde Puerto Montt las compañías aéreas Aerocord y Pewen ofrecen viajes vuelos a la localidad de Melinka. Desde Coyhaique la única compañía que vuela es Transportes San Rafael. La capacidad de estos aviones es de 7 pasajeros y los residentes tienen preferencia. Desde los puertos de Quellón a Chacabuco las embarcaciónes Jacaf y Queulat de la empresa Naviera Austral ofrecen pasajes tanto para visitantes a pie como en vehículo.

 


(8)

Isla Navarino

En el Archipiélago de Tierra del Fuego, en la XII Región de Magallanes, se encuentra esta remota isla chilena. Para llegar hasta la isla hay dos opciones: la primera es por vía marítima tomando un ferry desde Punta Arenas o Ushuaia (Argentina)y navegando el increíble Canal Beagle hasta llegar a Puerto Williams. La segunda manera y mucho más rápida es hacerlo con avión desde Punta Arenas hasta la mis a ciudad de Puerto WilliamsEn la isla existen tan solo 5 localidades más: Puerto Navarino, Puerto Toro, Villa Ukika, Caleta Eugenia y Caleta Mejillones. Uno de los lugares más exquisitos para visitar en esta isla son los Dientes de Navarino, una enorme e impresionante cadena montañosa repleta de lagunas, farellones y magníficas vistas sobre el Canal Beagle. En esta cadena se puede realizar el Trekking Dientes de Navarino, un duro trek que atrae a los viajeros más osados y que está considerado el trekking más austral del mundo. Dependiendo de las condiciones climáticas, la caminata dura de 5 a 7 días y para poder ascender se debe informar a Carabineros de Chile. Lo mejor es contratar a una agencia especializada.


(9)

Isla Wellington

En pleno corazón del Parque Nacional Bernardo O´Higgins está la Isla Wellington, la tercera más grande de Chile. Esta isla al sur del Golfo de Penas, y en plenos canales patagónicos se encuentra justo frente a los Campos de Hielo Sur. Sus paisajes son absolutamente vírgenes con enormes e inexplorados bosques vigilados de cerca por sus gigantescos glaciares. De entre todos ellos, el glaciar Pío XI, también conocido como glaciar Brüggen es el más impresionante. Descendiendo por la vertiente occidental del fiordo Eyre, alcanza el mar en un recorrido de 64 km. que lo convierte en el glaciar más largo del hemisferio sur exceptuando la Antártida. Puerto Edén, un pequeño pueblo de no más de 300 habitantes, es una buena base con alojamientos para explorar la isla. Este asentamiento fue el hogar del pueblo kawésqar durante más de 6.000 años, pero a comienzos del siglo XXI habían desaparecido prácticamente por completo debido a las enfermedades, migraciones, sedentarización (auspiciadas por los misioneros) y asesinatos tras contactar con los cazadores de lobos marinos llegados en busca de fortuna.


(10)

Isla de Pascua

La Isla de Pascua está situada a unos 3.800 km. de la costa chilena, convirtiéndose así en la isla más remota del planeta por su lejanía a un continente. Conocida como Rapa Nui por sus primeros habitantes, la isla fue bautizada como Paaseiland o Isla de Pascua, por los exploradores holandeses en honor al día de su llegada en 1722. La razón por la cual esta isla es tan conocida y merece ser visitada, es por las más de 900 moais que hay repartidos por la isla, unas figuras gigantes talladas entre el 700 d.C y el 1600 d.C. Ha habido mucha especulación sobre el propósito exacto de las estatuas, el papel que desempeñaron en la antigua civilización de la Isla de Pascua y la forma en que pueden haber sido construidos y transportados. Los lugares en los que puedes ver moais son muchos pero sin duda no te pierdas los de Ahu Tongariki o los de la playa de Anakena. La subida a los volcanes Rano Raraku y Orongo, es casi oblidada.

 


Vaanui
Conectando Viajeros · Connecting Travelers