10 Consejos para viajar a casi cualquier parte del mundo

10 Consejos para viajar a casi cualquier parte del mundo

Muchos seguro que los has oído mil veces y otros probablemente sean tan simples que ni siquiera habrás caído en ellos. En cualquier caso los siguientes consejos te resultarán muy útiles cada vez que te plantees un viaje. Por muchos kilómetros que hayas hecho o muchos países que creas haber visto, seguro que siempre viene bien saberlos.


1. La paciencia es importante

No te preocupes por lo que no puedes controlar. La vida es demasiado corta para estar enfadado todo el tiempo. ¿Perdiste el autobús? No te preocupes, habrá otro. ¿El hotel al que querías ir está completo? Seguro que hay otros iguales o mejores que ese. A veces los imprevistos ocurren así y no hay que desesperar, forman parte del viaje. Tan solo respira y piensa que seguramente podía haber sido peor.


2. Levántate temprano

Ser de los primeros en despertarse y ponerse en movimiento tiene bastantes ventajas. Una de ellas es que podrás ver algunos lugares de interés con muchos menos turistas, lo cual agradecerás. También es un momento mágico para los amantes de la fotografía debido a la luz suave de la mañana. Otro buen motivo es que podrás conocer gente interesante, no es que sea un ley exacta pero en general la gente trabajadora y honesta se suele despertar antes. Los maleantes suelen hacerlo más tarde.


3. Ríete de ti mismo

Es imposible no pasar por situaciones ridículas cuando se viaja. En lugar de sentir vergüenza, ríete de ti mismo y no te tomes la vida tan en serio. Si necesitas parar un autobús porque te estás meando, pues lo haces y ya está. Al subir de nuevo échate unas risas son el resto de pasajeros por la situación y seguro que además harás algún amigo.


4. Esconde dinero extra

El dinero es lo que tiene, para bien o para mal, te abrirá las puertas cuando viajas, no hay duda de ello. En ese sentido y para poder cubrir cualquier situación de emergencia recomendamos que guardes siempre algo de dinero aparte del resto. Si pierdes tu cartera, si tu tarjeta de crédito deja de funcionar, si los cajeros no dan dinero, si te han robado la mochila, etc., lo agradecerás. Si eres de los que viaja con dos mochilas (grande y pequeña para documentos, etc.), pon dinero en las dos. A partir de ahí usa tu imaginación: calcetines calzado, bolsas de aseo, cinturones… eso sí, no lo vayas a esconder tan bien que luego te olvides.


5. Conoce gente local

Sea por el idioma, por vergüenza o simplemente por falta de interés, algunos viajeros acostumbran a relacionarse solo con otros viajeros y eso crea una barrera con el país que se está visitando. En ese sentido es importante intentar separarse un poco del “mundo conocido” e intentar mantener conversaciones con la gente local. El inglés básico se habla ampliamente en todo el mundo, por lo cual es relativamente fácil poderse comunicar. Además no olvides una cosa: aunque el lenguaje de los gestos pueda diferir bastante de un país a otro, en general los gestos con las manos y el lenguaje corporal funcionan muy bien. Una sonrisa la entiende todo el mundo.


6. Lleva siempre un pareo contigo

Este simple trozo de tela de algodón es uno de los accesorios imprescindibles en cualquier maleta o mochila de viaje. Es ideal para protegerte del sol, como toalla , como bolsa improvisada, para taparte si hace fresco, para vestir al salir del agua y para mucho más. En la medida de lo posible deja las toallas (y sus ácaros) de lado.


7. Observa el día a día

Si realmente quieres tomarle el pulso a un lugar, pasa unas cuantas horas sentado en un parque o en la esquina de una calle transitada viendo como la vida transcurre ante tus ojos. Reduce el ritmo de tus pensamiento y presta atención a los detalles de todo lo que te rodea. Olores, colores, sonidos, interacciones humanas… Es como una especie de meditación viajera para integrarte más y mejor en el entorno. Posiblemente te permitirá ver cosas que nunca antes habías notado.


8. Copia de documentos

Haz una copia de seguridad de todos tus documentos en la nube, en un disco duro externo, en tu cuenta de email… No solo las fotos del viaje son importantes. Mucho más importante que las fotografías es poder disponer de copias digitales y físicas de su pasaporte, visados, permiso de conducir (nacional e internacional), certificado de nacimiento, tarjeta de seguro médico, números de teléfono importantes para usar en caso de emergencia, etc. Te aseguramos que puede salvarte el culo de muchas situaciones y ahorrarte disgustos.


9. Respeto a los locales

La obsesión de muchos viajeros por el tema de las fotografías está llegando a tales extremos que parece que todo vale, y no es así. Está claro que viajando queremos hacer fotos únicas para mostrar y sorprender a todo nuestro entorno, pero eso no da derecho a hacer fotos a cualquier precio. Antes de hacer una foto a cualquier local, y especialmente a niños, pongámonos en su piel e imaginemos la situación al revés: somos nosotros los que estamos en nuestro país y esa foto nos la quiere hacer un turista a nosotros o a nuestros hijos. ¿Cómo actuaríamos? Ante todo respeto y si alguien dice “no”, es “no”. La frase que dice: “prefiero pedir perdón que permiso” hay que desterrarla en estos casos.


10. No te obsesiones con las fotos

Aunque parezca lo contrario y aunque todo el mundo diga que ya lo sabe, el verdadero viaje ocurre “delante” del objetivo de la cámara, no tras él. Cada vez resulta más habitual ver a turistas viajando y mirando a una pantalla para filmar o fotografiar todo cuanto ven en vez de disfrutar lo que realmente está ocurriendo. No hace mucho un cantante de rap estaba cantando en Houston y confió demasiado en sus fans. Se lanzó hacia ellos desde el escenario con la esperanza de que lo sujetaran, pero como la mayoría de ellos estaban mirando el concierto a través de sus móviles, no vieron el vuelo del artista y esté se estampó cual sello en el suelo. Pues eso.

 


Vaanui
Conectando Viajeros · Connecting Travelers