Comida: 10 platos extraños… que te podrían gustar (1)

Comida: 10 platos extraños… que te podrían gustar

¿Eres de los que viajan pensando en la gastronomía local? ¿Te apasiona comer cosas nuevas? Si has respondido “sí” a las dos preguntas, te presentamos algunas de las mejores exquisiteces que podrás encontrar viajando el mundo. Desde “tarántulas crujientes” hasta “vino con feto de rata”, ninguna de ellas dejará indiferente a tu paladar. Al fin y al cabo, todo es cuestión de gustos.


(1)

Grasa y piel de ballena congelada, Groenlandia

Este plato es la comida tradicional de los esquimales de Groenlandia, y allí lo llaman muktuk. Por lo general se come cruda, pero su textura aceitosa y gelatinosa puede llamar a retirada. Una opción menos agresiva es frita. No es lo mismo pero puede servir.


(2)

Huevo centenario, China

Estos huevos son realmente algo complicado de comer. Se suelen conservar durante meses en una mezcla de arcilla, cenizas y cal hasta que su interior se vuelve de color negro desprendiendo un fuerte olor a amoníaco y azufre. Solo el olor ya tira para atrás.


(3)

Lagarto seco, Hong Kong

Los lagartos secos son un snack callejero muy popular. Crujientes, sabrosos, a veces se les deja reposar en alcohol de modo que adquieren propiedades curativas y son un buen remedio casero para perder peso o recuperar la energía.


(4)

Cobaya, Perú

¿Tuviste de pequeño una cobaya como mascota? Si es que sí, posiblemente pedir cuy en Perú no sea la mejor opción. Te la suelen servir asada y a veces rellena, abierta en canal y con los dientecitos en primer plano. Todo una delicia.


(5)

Ojos gigantes de atún, Japón

En Japón no resulta extraño entrar en un supermercado y encontrar ojos de atún listos para el consumo. Posiblemente no tengan un aspecto tan atractivo como los lomos de bonito servidos en sashimi pero te aseguramos que no te dejará indiferente. Su grasa rodeada de músculos marcan la diferencia.


(6)

Rata frita, China

Te presentamos la versión china de la cobaya, la rata. Posiblemente no sea tan glamurosa como la mascota peruana, pero acompañada de unas patatas fritas y un par de huevos fritos, se come la mar de bien… o eso dicen.


(7)

Balut, Filipinas

El balut es el auténtico manjar de las Filipinas. Se trata de un huevo de pato de 22 días, cocido con su embrión (enterito) en el interior. ¿Atractivo? Eh! A diferencia de otras variedades de comida callejera, lo mejor de comer balut es que no sirve la excusa de que “a lo mejor no es seguro”. De eso nada monada, se vende caliente y sin abrir, de modo que no hay excusas.


(8)

Pulpo vivo, Corea del Sur

Para comer sannakji realmente hay que tener estómago. La obsesión por consumir comida fresca en Corea del Sur llega a tal extremo que sirven el pulpo vivo en un plato con semillas y aceite de sésamo. Literalmente se desliza del plato a tu garganta.


(9)

Haggis, Escocia

El haggis es un plato escocés con mejor aspecto de lo que pueda parecer por su contenido. Está elaborado a partir de pulmón, estómago, hígado y corazón de cordero u oveja. Esto, que puede parecer un tanto “tirapatrás”, se mezcla bien con cebolla picada, harina de avena, hierbas y especias, y se mete dentro de una bolsa hecha con el estómago del animal y cocido durante varias horas. Una delicia al alcance de muy pocos.


(10)

Rocky Mountain oysters, Estados Unidos

Tranquilo, no se trata de ostras servidas con pan, mantequilla y un buen vino blanco. Rocky Mountain oysters es el nombre que se le da los testículos de cualquier animal de matadero (toro, oveja, cerdo…) Se sirven empanados o fritos y en zonas de vaqueros como Texas son una delicatessen.

 


Vaanui
Conectando Viajeros · Connecting Travelers