El encuentro de Nube Roja y el capitán Fetterman, USA

El encuentro de Nube Roja y el capitán Fetterman, USA

«Nos hicieron muchas promesas, más de las que puedo recordar. Pero jamás cumplieron ninguna de ellas, excepto una: nos prometieron que nos quitarían nuestras tierras… y nos las quitaron» – Jefe Sioux Nube Roja

El fuerte Phil Kearney era un fuerte pensado para proteger la ruta Bozeman que conectaba Fort Laramie (Wyoming) con el territorio de la fiebre del oro (Montana) atravesando territorio lakota. Al mando del fuerte estaba el inexperto coronel Carrington acompañado del capitán William Fetterman, un veterano fanfarrón de la guerra civil. Fetterman no tenía confianza alguna en Carrington, pero a su vez estaba convencido de que una tropa bien adiestrada sería suficiente para derrotar a los sioux. Según sus propias palabras, ochenta hombres eran suficientes para atravesar toda la nación india.

El 21 de diciembre de 1866, un grupo de lakotas (sioux) y cheyenne encabezados por el gran jefe sioux Nube Roja, decidieron que hacía un buen día para atacar un tren de madera que había salido del Fuerte Kearney. Al poco de iniciarse el ataque, un soldado informó a Carrington sobre lo que estaba ocurriendo y este ordenó al capitán Powell salir en auxilio del convoy. El veterano Fetterman, ansioso por entrar en guerra contra los indios, solicitó acompañar a Powell, de modo que Carrington le concedió el deseo con la condición de que no fuera por la ruta Lodge Trail Ridge, ya que si lo atacaban allí sería difícil recibir ayuda. El destino quiso que ese día el capitán Fetterman liderara una tropa de exactamente, ochenta y un  hombres entre soldados y civiles.

De camino hacia el convoy, Fetterman divisó un grupo de indios lakota oglala con Caballo Loco al frente, que les mostraban el culo desde el Lodge Trail Ridge. El ansia de Fetterman por acabar con los descarados indios le pudo y sin querer mordió el anzuelo. En un abrir y cerrar de ojos, todos los soldados estaban descendiendo velozmente hacia el valle desconocedores de que casi 2.000 indios les estaban esperando escondidos. La batalla que se desarrolló a partir de ese momento fue recordada por los indios como la “Batalla de los Cien Asesinados“, mientras que los soldados norteamericanos la recordarían como la “Masacre de Fetterman“.

El informe oficial del coronel Carrington afirmaba que Fetterman se había suicidado para no ser capturado vivo por los guerreros. Algo lógico para quien era conocedor de las costumbres guerreras locales. La mayoría de los soldados fueron rasurados, decapitados, desmembrados, destripados, e incluso castrados. El baño de sangre fue absoluto. El único cuerpo que permaneció intacto y cubierto con una manta de búfalo (sin saberse el por qué) fue el del corneta Adolph Metzler. Esta fue la peor derrota del joven Ejército Norteamericano en las grandes llanuras hasta el desastre en Little Big Horn casi diez años después.

Localización: Lugar de la batalla

 


Vaanui
Conectando Viajeros · Connecting Travelers