Trek de Marakai: experiencia única en el Pacífico Sur, VANUATU

Trek de Marakai, VANUATU

Si lo que buscas es un trek en un país remoto, off the beaten track, con aldeas intactas desde hace siglos, sin turistas durante el recorrido y en el que tengas un contacto total con la naturaleza y el entorno, el Trek de 5 días de Marakai en la isla de Espíritu Santo en Vanuatu, es tu trek. En lo que a etnias y pueblos remotos se refiere, pocas rutas hay comparables a esta en el Pacífico Sur. Ni tan siquiera los conocidos Black Trail Trail Kokoda Trail en Papúa Nueva Guinea ofrecen lo que te puede ofrecer la aventura vanuatense. Para poder realizar este trek de 5 días es imprescindible ponerse en contacto con la pequeña agencia local Wrecks to Rainforest, la única en todo el país que lo organiza. Es importante contactarlos con toda la antelación posible ya que prepararlo no se hace de la noche a la mañana. Se han de avisar a las comunidades locales, contratar guías, porteadores (si hicieran falta), transporte, etc… Esto no es adentrarse en la selva y ya está.

El trek se inicia en Luganville, la capital de Espíritu Santo. El primer día de trek hay que hacer un traslado en vehículo hasta hasta la pequeña aldea de Namoru. Desde allí se empieza a caminar por plantaciones de copra junto al río Walapa en busca de los primeros valles. Dejando atrás las aldeas de Malotao, Supemalao y Marukari, los pies nos llevarán a subir y bajar valles, cruzar ríos y atravesar una selva frondosa y amable como pocas. La ausencia de mosquitos y de cualquier tipo de bicherío hace que no parezca verdad estar caminando por una selva tropical. Finalmente se llega a Mataibusi, una preciosa y tranquila aldea ubicada en una ladera de la montaña donde el tiempo parece haberse detenido hace tiempo. Por lo general, los visitantes que llegan a estas aldeas se alojan en el nakamal, una gran choza comunal que sirve como punto de reunión para todas las personas. Tras recibir una cordial bienvenida por parte del jefe de la aldea, la tradición invita a tomar el kava, la bebida tradicional elaborada a partir de raíces de Piper methysticum. Se camina unas 5 horas.

El segundo día dará inicio después del desayuno tradicional a base de taro y coles. Dejamos atrás Mataibusi y retomamos los senderos a través de los montes tropicales para continuar subiendo más valles, atravesando más ríos y descubriendo nuevas aldeas como Tavunboea. El desafío del día será cruzar el río Walapa, una tarea en ocasiones no del todo fácil pero siempre emocionante y divertida. Que nadie espere cruzarlo sin un buen chapuzón. Tras un último esfuerzo subiendo por la ladera de una montaña, alcanzamos la aldea de Marakai, siempre tranquila y silenciosa. Nos instalaremos en una choza construida para alojar a los pocos huéspedes que se acercan hasta ese lugar y esperaremos la llegada del jefe. Por lo general, cuando la mayoría de los 200 habitantes de la aldea regresan a sus hogares tras las tareas en los huertos, se reunen para dar la bienvenida a los visitantes. Si en Mataibusi el tiempo se detuvo hace tiempo, en Marakai un poco antes. Caminar, conectar con los locales, tomar kava y relajarse serán las únicas actividades que nos preocuparan hasta que nos vayamos a dormir. Se camina unas 6 horas.

El tercer día lo aprovechamos íntegro en Marakai y sus alrededores para conocer y aprender un poco más sobre la cultura y las costumbres locales. Podemos ver los huertos escondidos por la selva, bañarnos en ríos de agua fresca y pura, pescar camarones, recolectar frutas, ascender más colinas… El tiempo se detuvo, ¡recuerda! Puedes hacer lo que quieras.

De nuevo sobre la pista, nos ponemos en marcha y nos dirigimos hacia lo alto de un valle en busca de una aldea llamada Taitaikala. Por momentos las laderas de las montañas pueden ser algo resbaladizas, aunque no es nada del otro mundo. A partir de ahí nos espera un largo y tranquilo descenso hasta llegar a Jaramaja, otra tranquila y remota aldea que nos sorprenderá por el tamaño y disposición de sus chozas, muchas de ellas en torno a un patio central. Los locales de esta aldea son también muy calurosos y casi con toda seguridad nos invitarán de nuevo a tomar kava antes de irnos a descansar. Se camina unas 6 horas.

El día que regresamos realizaremos la caminata más corta de todas. Tras el enésimo desayuno tradicional con taro, coles, ñame y quien sabe si gusanos gigantes, llega la hora de despedirse de tan acogedores pueblos e iniciar el camino de vuelta a Luganville. La parte más bonita de la caminata se encuentra en la parte baja del valle, donde debemos cruzar un pequeño río cinco veces antes de alcanzar la ladera por la que saldremos de ahí hasta llegar a la comunidad de Marua, rodeada de cocoteros dedicados al copra. De ahí a Luganville no hay más de una hora en vehículo. Una muy buena opción para finalizar una experiencia así es salir de la ciudad y dirigirse a Port Olry a descansar un par de días. Además de una increíble playa de arena blanca y aguas turquesas, los pequeños y sencillos bungalows que hay frente al mar están a la altura del esfuerzo realizado. Sin duda hay que elegir la cabaña sobre un árbol.

DATOS DE INTERÉS:

 Cómo llegar: Las compañías Qantas y Air Vanuatu vuelan a Luganville (capital de Espíritu Santo) en vuelos compartidos desde Sidney. Precio aprox.: 640€. Otra opción en volar desde Sidney o Brisbane a Port Vila (capital de Vanuatu) y desde allí tomar un vuelo interno con Air Vanuatu hasta Luganville. Consultar vuelos con Air Vanuatu.

Cuando ir: La mejor época para visitar el país es de mayo a octubre ya que coincide con la época de menos lluvias y las temperaturas son moderadas. La época de lluvias y ciclones es de diciembre a marzo.

⇒ Contacto local: Wrecks to Rainforest. Es la única agencia del país que organiza este trek. La propietaria es una japonesa llamada Mayumi Green instalada en la isla desde hace más de 25 años que conoce la región a la perfección. Contactarla con antelación para organizarlo todo. El trek incluye transporte alojamiento, regalos a los pueblos, desayunos y cenas. El picnic que se realiza durante cada jornada está previsto que lo lleve cada uno. El precio del trek puede variar si se solicitan porteadores, picnic, etc.

⇒ Donde alojarse: Una de las mejores opciones para alojarse en Luganville es el Hotel The Espiritu. Céntrico y cerca de los cafés y restaurantes que hay en la ciudad. El hotel tiene un muy buen restaurante y todo el servicio es muy atento y agradable. La agencia Wrecks to Rainforest está junto al hotel.

Libro recomendado: Las islas del Pacífico de Douglas L.Oliver. Edit.:Melusina

 


Vaanui
Conectando Viajeros · Connecting Travelers