5 grandes razones para viajar y disfrutar de, VANUATU

5 razones para visitar, VANUATU

Situado entre el noroeste de Australia y el sureste de Papúa Nueva Guinea, las 83 islas volcánicas del archipiélago de Vanuatu –conocido como Nuevas Hébridas hasta su independencia en el año 1980–, se extienden como una larga cadena de más de mil kilómetros a lo largo del Pacífico Sur. Junto a la mencionada Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón, Nueva Caledonia y Fiji, este país forma parte de lo que se denomina la Melanesia. Al margen de los tres idiomas oficiales, inglés, francés y bislama, Vanuatu tiene una de las mayores concentraciones de lenguas per cápita del mundo ya que se hablan más de 110 lenguas entre una población que no llega a los 250.000 habitantes. Por supuesto, llegar a un lugar tan remoto como este no es tarea fácil ya que todo pilla lejos… excepto si vives en el Pacífico. Pero si lo que andas buscando es una experiencia diferente fuera de cualquier ruta turística y absolutamente impactante, no dudes de que este es tu destino. Pocos pueblos quedan en el mundo más acogedores que el ni-vanuatu. A continuación te presentamos 5 cosas imperdibles en tu visita a este país.


(1)

Ver el festival Naghol

Al sur de la isla de Pentecostés, los habitantes de unas pocas aldeas realizan cada año un ritual de lo más impresionante llamado Naghol. Para llevar a cabo este increíble espectáculo, los locales construyen unas enormes torres de madera de hasta 30 metros de altura desde las cuales se lanzarán al vacío atados por medio de unas lianas. Este festival se realiza durante los meses de abril, mayo y junio (generalmente los sábados aunque no hay una norma muy estricta) ya que es cuando las lianas están más elásticas tras haber dejado atrás la temporada de lluvias.


(2)

Ver los cráteres de los volcanes Marum y Bembow

La isla de Ambrym es uno de los pocos lugares en el mundo con dos volcanes activos accesibles a los excursionistas: el Mount Marum (1.159 m) y el Mount Benbow (1.270 m).  Para alcanzar los cráteres de los dos volcanes tendremos que contratar algún guía local en alguna de las aldeas costeras. Generalmente la visita dura dos días haciendo noche en la caldera con tiendas de campaña. Tan solo por ver el espectáculo del cielo rojo por la noche el esfuerzo merece la pena.


(3)

Bucear en el pecio SS President Coolidge

En la isla de Espíritu Santo, a escasos metros de la costa, se encuentra el SS President Coolidge, el pecio más grande del mundo accesible a submarinistas. Antes de la Segunda Guerra Mundial el SS President Coolidge operaba como un crucero de lujo, pero en 1941 el Departamento de Guerra comenzó a usarlo como nave de transporte en el Pacífico. En Luganville (capital de Espíritu Santo) se había establecido una base militar y el puerto estaba protegido por minas, pero el 26 de octubre de 1942, el SS President Coolidge, sin saber la ubicación de todas esas minas intentó entrar en el puerto topando con dos minas amigas. En el transcurso de los siguientes 90 minutos, 4.998 hombres bajaron del barco y llegaron a la costa antes de que el barco escorara y se hundiera deslizándose por la pendiente hacia el canal. Ahora el barco descansa sobre su costado de babor, con la proa a una profundidad de 20 metros y la popa a 70 metros. En Luganville hay varios centros de buceo que organizan inmersiones.


(4)

Realizar el trek de Trek Marakai

También en la isla de Espíritu Santo es posible realizar uno de los treks más increíbles que se pueden hacer en el Pacífico Sur. Se trata de un trek de 4 días de duración que lleva a recorrer algunos de los kastom villages del interior de la isla solo accesibles a pie. Los kastom villages son aldeas donde los locales viven todavía de manera tradicional y donde uno tiene la impresión de que el tiempo se detuvo hace siglos. Las mujeres tan solo visten faldas de hojas y los hombres taparrabos hechos con cortezas de árboles. Para poder realizar este trek hay que contactar con la agencia Wrecks to Rainforest de Luganville.


(5)

Ver los Sand Drawing

El archipiélago de Vanuatu ha logrado preservar una tradición muy original y compleja: los dibujos en la arena. Este tipo de dibujos están inscritos en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial del país y se realizan directamente en el suelo sobre la arena, la ceniza volcánica o la arcilla. El dibujante traza con el dedo una línea continua y sinuosa sobre una parrilla invisible para producir una composición armoniosa, y a menudo simétrica, de motivos geométricos. Esta tradición gráfica se ha desarrollado como un medio de comunicación entre los miembros de unos 80 grupos lingüísticos diferentes que viven en las islas del centro y del norte del archipiélago. Los dibujos sirven también de medio nemotécnico para transmitir los rituales, los conocimientos mitológicos y una multitud de informaciones orales sobre historia local, cosmologías, sistemas de parentesco, ciclos de canto, técnicas agrícolas, arquitectura, artesanía o modelos coreográficos.

 


Vaanui
Conectando Viajeros · Connecting Travelers
No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.